Expediente Clínico Electrónico

La asistencia médica que se le ofrece a un paciente y a sus familiares va mucho más allá de una relación profesional. En este sentido, es necesario buscar la forma de tener una verdadera interacción humana, tener empatía y buscar brindar el apoyo que necesitan. Sin embargo, hay situaciones que pueden salirse del control y en ocasiones podemos encontrar pacientes difíciles.

¿Por qué un paciente se vuelve difícil?

Existen dos razones principales por las que esta situación puede ocurrir:

  • El paciente tiene una personalidad propia difícil.
  • Puede ser causada una reacción inapropiada por las emociones o sentimientos que el profesional causó.

Una mala experiencia anterior puede causar que el paciente se sienta predispuesto a actuar de forma negativa con un nuevo tratamiento o con los especialistas. Cualquier interacción o acción en su entorno puede influir rápidamente en su mal humor.

¿Qué factores causan que exista comportamientos difíciles?

  1. Patología previa: una enfermedad compleja, síntomas difíciles de expresar, problemas mentales o situaciones médicas que lo desconcierta.
  2. Personalidad propia: puede existir una alteración psicológica transitoria o permanente; también, barreras comunicacionales o culturales; e incluso características físicas en su higiene que afectan la atención.
  3. Circunstancias de su entorno: dificultad económica para cumplir con terapias o tratamientos. Problemas con su entorno social o familiar. Y además, malas experiencias en centros médicos u hospitalarios.

Consejos para manejar una relación con pacientes difíciles

Mantener una actitud evaluativa

Para poder brindar la atención apropiada a un paciente difícil es necesario mantener una voluntad y actitud analítica de su comportamiento. Es decir, sin intención de juzgar o justificar sus palabras. Esta actitud en algunas circunstancias, por si sola puede ayudar a desaparecer el factor emocional que el paciente desencadenó.

Aceptar los sentimientos propios

Los profesionales en la medicina continúan siendo seres humanos. La vulnerabilidad propia es común y pueden existir momentos en lo que se despierten emociones intensas. No se trata de querer evitar estas emociones sino de aceptarlas para analizar la situación y mejorarla a futuro.

Un profesional de la salud siempre debe mostrarse respetuoso, amable, bien intencionado y digno. Si en este caso el profesional no siente que pueda orientarse a una actitud positiva, lo más recomendable es que transfiera los cuidados del enfermo a otro colega.

Evaluar la situación con pacientes difíciles

Realizar una autocrítica de la situación que se vivió, puede ayudar a mirar desde otra perspectiva la situación. Buscar las causas que pudieron ocasionar el factor explosivo o también identificar si el paciente presenta actitudes psicopatológicas.

Cuidado con la infectividad emocional

En algunas ocasiones los pacientes difíciles pueden tener la capacidad para transferir sus sentimientos más profundos. Lo que puede ocasionar, pérdida de autoestima, pérdida de control, ansiedad y distintas emociones negativas. Es por ello que se debe tener cuidado con eso esas emociones que pudieron ser transmitidas y buscar analizarlas para evitar que afecten tu trato con el paciente.

Plantear acciones con pacientes difíciles

Los pacientes difíciles siempre van a estar y posiblemente necesiten regresar a donde estas; pero realizar algunos cambios puede ayudar a evitar factores explosivos. Algunos de los cambios que se pueden hacer es disminuir el tiempo de espera, brindarle alternativas que faciliten la creación de citas de forma sencilla, mantener una actitud de escucha y evitar interrupciones.

Asimismo, disminuir las fallas personales. Un especialista debe contar con insumos y herramientas digitales que faciliten el trabajo para evitar que se disminuya el margen de error que pueda existir.

Existen distintos tipos de pacientes, y todos merecen tener una atención amable y frutífera que le ayude a recuperar su salud. ¡Hoy puedes poner en práctica una mejor atención a los pacientes difíciles!